Las Añez

Cuando las gemelas Áñez se paran sobre el escenario a cantar sus composiciones, es como si invitaran al oyente a un ritual de escucha hipnótica y minuciosa. Como un "silbido que se siente resonar", suenan Las Áñez en su primer disco, absolutamente audaz en cuanto a concepto.

Y es así, llenando cada rincón de su espectro sonoro, como estas hermanas invocan lo que se convierte en nuevas músicas latinoamericanas, cantadas a dos voces y acompañándose con series de percusiones minimalistas, un teclado, un pedal de grabación instantánea, y en ocasiones, con el performance del titiritero Nicóv.